Política de Cookies: Este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando aceptas el uso de las cookies. Más información. ACEPTAR

Categorías
MÁQUINAS DE COMPRIMIR (TABLETEADORAS) EXCÉNTRICAS

MÁQUINAS DE COMPRIMIR (TABLETEADORAS) EXCÉNTRICAS

  admin  

 (28)    (1)

  noticias

MÁQUINAS DE COMPRIMIR (TABLETEADORAS) EXCÉNTRICAS

 

Introducción histórica:

Los primeros aparatos para comprimir consistían en un cilindro compresor, una matriz y un mazo.

William Brockedon (1843) preparó los primeros comprimidos que eran de bicarbonato potásico. Brockedon obtuvo la patente para «Shaping Pills, Lozenges and Black Lead by Pres-sure in Dies» (píldoras, pastillas y minas de lápices por presión de matrices)

A partir de eso momento fueron muchos los esfuerzos encaminados a la búsqueda de procesos para el funcionamiento en continuo

Las primeras patentes de máquinas de comprimir datan de 1874-1876

El término “comprimido” se debe a los hermanos Wyeth (1877). John Wyeth,   fundador   de   la   compañía farmacéutica homónima, y su hermano Frank, de Filadelfia, fueron los primeros en utilizar el término “Compressed Tablet” y en registrarlo, en 1877.

La primera máquina excéntrica viable de funcionamiento continuo tal vez fuera la diseñada por el norteamericano Crown en 1895, máquina que incluía una tolva de alimentación que a la vez suministraba el polvo a comprimir y la expulsión del comprimido merced a un movimiento de -adelante-atrás- que empujaba el comprimido una vez es expulsado por el punzón inferior, como sucede en las actuales prensas.

Ya a principios del siglo XX estaban consolidados los principios de cualquier proceso de compresión moderno. Todas las propuestas confluyen para conseguir máquinas de funcionamiento continuo, movidas automáticamente y capaces de rendir a escala industrial

La primera máquina de comprimir automática utilizada en nuestro país es posible que fuera la adquirida por el ejército español en 1896 para nuevo Laboratorio Central de Medicamentos y fue una compresora de la marca alemana Fritz Kilian

Descripción de los componentes principales de una prensa excéntrica:

Las partes principales de que se compone una máquina de comprimir excéntrica clásica son:

- La matriz, bloque de acero cilíndrico perforado por uno o más agujeros cilíndricos verticales;

- Los punzones, móviles, superior e inferior. Los movimientos verticales de ambos son regulables, el del punzón superior por medio de una excéntrica, que le da la denominación a la máquina.

- La platina de compresión fija, alberga la matriz y representa la pista por donde se desplaza el carro alimentador de polvo (tolva-zapata)

- La tolva-zapata, con una función doble, Asentada sobre la platina ésta le sirve de piso; es móvil y por su parte superior se carga el granulado o polvo para comprimir, Al moverse en la platina pasa sobre la matriz y deposita en el hueco una cantidad de material prefijado. Al terminar el ciclo de compresión y volver a pasar, empuja en función de zapata, el comprimido terminado, sacándolo de línea a un canal de caída. La tolva puede tener movimiento de vaivén o bien circular.

El mecanismo de excéntrica que es el que mueve el punzón superior y realiza el proceso de compresión.

El mecanismo de levas que realiza la expulsión del comprimido al subir el punzón inferior.

MÁQUINA DE COMPRIMIR EXCÉNTRICA BONALS Mod. BMT

Máquinas instrumentadas

Es a partir de los años 50 del siglo pasado cuando las máquinas se dotan de instrumentos de medición de los principales parámetros de funcionamiento.

Si bien en un inicio la instrumentación se usó para desarrollos de I+D, pronto se generalizo para las máquinas de comprimir rotativas de alta producción, mientras que su uso en las maquinas excéntricas sigue siendo para los desarrollos galénicos.

Es muy útil tanto en galénica como en producción conocer los valores de dosificación de producto, así como ubicar sensores para medir las fuerzas de compresión y el desplazamiento de los punzones.

Para medir la fuerza de compresión que se realiza sobre cada uno de los comprimidos se necesita realizar la instalación de una célula de carga en el grupo de compresión inferior (idealmente también sería conveniente disponer de una célula de carga en el punzón superior) e instalar un hardware especifico de captura de datos y un software de tratamiento y presentación de los datos obtenidos.

Con los datos obtenidos y procesados se deben crear toda una serie de protocolos de funcionamiento y autorregulación de parámetros para trabajar en condiciones lo más acorde posible a los parámetros fijados como target de producto elaborado. En caso de salirse de los parámetros fijados y no ser capaces mediante el autoajuste de parámetros de máquina de volver a una producción óptima, deben generarse toda una serie de alarmas de funcionamiento que eviten la producción de comprimidos fuera de especificaciones.

 

 

 (28)    (1)